Turismo


Compartir
Vota:
Detalle colegiata

Un elevado número de huellas del pasado nos muestran el origen y las señas de identidad de los habitantes de Abiego y Alberuela de Laliena. Esa abundancia de referentes culturales acuñados a lo largo de la Historia se une a la calidad de su entorno, a las puertas del Parque Natural de la Sierra y los Cañones de Guara. Ríos de agua pura y cauces profundos, encinares y paisajes, en los que siempre son visibles las actividades agrarias tradicionales: el cultivo de la vid, del almendro, del olivo y la ganadería.


LA VILLA
El casco urbano, abigarrado y compacto, cuenta con bonitas casas típicas del Somontano, cuyos muros de ladrillo, adobe y tapial se asientan sobre sólidos zócalos de piedra. En algunas fachadas aparecen escudos heráldicos e inscripciones epigráficas que dan cuenta de quién y cuándo construyó la casa.
Abiego cuenta con una fuente pública lavadero y abrevadero, construida entre finales del siglo XVI y principios del XVII y en uso hasta hoy.


LA COLEGIATA DE SANTA MARÍA
Se encuentra ocupando la parte más alta del pueblo, en un su solar que puede contar toda la historia de Abiego: de antigua mezquita y castillo árabe, pasó a iglesia y fortaleza cristiana con la reconquista en 1095.
La torre-campanario que ahora vemos, tuvo función defensiva durante los siglos medievales.
En el siglo XVI la actual construcción dirigida por Joan Torón, vino a sustituir al templo románico. Es uno de las más bellas y armónicas construcciónes del gótico rural tardío que se distingue de sus contemporáneas por ser la única del Somontano de planta de cruz latina.
Muestra la tardía pervivencia de las formas góticas (cabecera poligonal, ventanales góticos cerrados con alabastro, cubierta de crucería estrellada) conviviendo con elementos decorativos que inundan el templo de los nuevos aires renacentistas (columnas, capiteles,... )

EL MONUMENTO AL SIGLO XX
obra de Ulrich Rükriem, se encuentra a 1 km. aproximadamente del núcleo urbano, en el kilómetro 8 de la carretera de Abiego a Peraltilla, y en un campo lindante con la cabañera. La composición geométrica a base de 20 estelas de granito, tiene como fondo y referente las montañas, el bosque y la población. Y es que la escultura no son sólo los monolitos, sino el conjunto del paisaje interferido por la construcción humana: Naturaleza y Arte se dan la mano.

EL YACIMIENTO DE LA FONDOTA
A la entrada de Abiego por la carretera de Bierge, en un estrato de roca se conserva un interesante conjunto de más de 1000 icnitas. Son las huellas fosilizadas que dejaron en el barro hace 33 millones de años, las manadas de herbívoros ya extinguidos que habitaban lo que entonces eran praderas salpicadas de pequeños lagos.
Las huellas que dejaron en el barro se llenaron de hojarasca, protegiéndose así de la erosión. Después, los movimientos tectónicos llevaron estas marcas a las profundidades de la tierra, donde las grandes presiones convirtieron la tierra en piedra. Los movimientos tectónicos que dieron origen al Pirineo doblaron el estrato y la erosión despejó el camino para que afloraran de nuevo a la superficie.

EL CONVENTO DE SAN JOAQUÍN
Sobre un cerro conocido como el “Tozal de las Forcas” se erigió el Convento de San Joaquín, ampliado en el siglo XIX con dos alas laterales que albergarían las celdas para los monjes. Acogió una comunidad de monjas clarisas; fue también colegio y fábrica de curtidos y en el futuro será una hospedería. Lo más destacado es su hermoso oratorio, dotado de tribunas que se abren a la nave entre pilastras de orden gigante y bellas molduras decoradas con guirnaldas.

ALBERUELA DE LALIENA
El pueblo está estructurado en torno a una larga calle, entre el río Isuala y un barranco, lo que diferencia dos barriadas: la de Santa Orosia (advocación de la actual parroquial) y la de San Nicolás.
La iglesia románica de San Nicolás de Bari está en su extremo occidental, junto al camino viejo de Bierge. Es de una nave, ampliada en época barroca, y cabecera, semicircular al interior y poligonal al exterior. El ventanal que ilumina la cabecera se decora con capiteles historiados que reproducen bestias y escenas de caza.

Junto a la iglesia se alzan las ruinas del castillo. Quedan escasos lienzos de muralla y restos de un cubo. Como delatan los huecos de campanas, una de sus torres, muy arruinada, fue habilitada como campanario.

En los tozales de la sierra de Guara se celebraban aquelarres a los que acudían brujas de toda la comarca, como Martina Dueso, bruja de Alberuela de Laliena, contra la que allá por 1570 se abrió en Huesca un proceso inquisitorial.

Contenido multimedia


Contenidos relacionados

Ayuntamiento de Abiego - Telf. 974 317 203


Siguenos en: Agreganos a tus RSS
  • Diputación de Huesca

Ayuntamiento de Abiego - Telf. 974 317 203